Aftas bucales

Clasificación
 

Dependiendo de la localización y sobre todo de las características de la lesión ulcerosa, se clasifican en:
1. Aftas menores o estomatitis aftosa recurrente menor (forma más común, 80% de los casos):
- Ulceraciones superficiales con centro blanco-amarillento, bordes elevados y halo rojo.
- Forma redonda u oval.
- Tamaño pequeño: 5 mm de diámetro.
- Poco profundas.
- Múltiples, puede aparecer una sola (1 – 5).
- Son dolorosas.
- Fase preulcerosa: 24 horas antes, zona enrojecida y sensación de quemación.
- Localización casi exclusiva la zona interior de labios, mejilla y lengua.

  • Tienden a curar en 7 – 14 días sin dejar cicatriz.
  • Formas recidivantes (recurrentes), desde 1 a 3 brotes al año a forma mantenidas con pocos periodos libres de lesión.

2. Aftas mayores o estomatitis aftosa recurrente mayor o Enfermedad de Sutton (10% de las aftosis):
- Úlceras profundas con centro blanco-grisáceo, con halo rojo más o menos visible.
- Tamaño mayor que las anteriores, incluso superior a 1 cm.
- Únicas.
- Extremadamente dolorosas, impidiendo la deglución (tragar) y el habla.
- Se localizan en el borde de la mucosa labial y lengua, afectando también a amígdalas, paladar blando y faringe.

  • Tienden a durar más de 14 días, incluso llegando a los 2 meses.
  • Suelen dejar cicatriz.
  • Brotes frecuentes con cortos periodos libres de enfermedad.

3. Estomatitis aftosa herpetiforme (10% de las aftas):
- Lesiones puntiformes de alrededor de 1 mm de diámetro.
- Múltiples, de 5 a 100.
- Tendencia a unirse dando lugar a úlceras grandes e iirregulares.
- Dolorosas.
- Localizadas en cualquier zona de la cavidad bucal.

  • Tienden a durar de 7 a 30 días.
  • Suelen dejar cicatriz.